Noticias

Deben patrones 400 mdp al IMSS

Diversos patrones deben a la delegación Morelos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) alrededor de 400 millones de pesos, lo que representa el costo total de un pequeño hospital, explica Ricardo Acuña Fuentes, titular de la institución, en exclusiva para El Sol de Cuernavaca y El Sol de Cuautla; el monto de la deuda representa un reto para las gestiones de mayores recursos ante la Federación y es factor en que el IMSS Morelos haya sido rebasado en capacidad de atención para sus más de 721 mil derechohabientes.

En un día típico en el IMSS en Morelos, atienden cinco mil 854 consultas de Medicina Familiar; mil 96 consultas de especialidades, 918 urgencias, ocho mil 234 estudios de laboratorio, 649 estudios de Rayos X, 11 partos; 48 intervenciones quirúrgicas y 325 consultas dentales; podrían ser más, pero el Seguro enfrenta problemas de espacio, “quisiéramos tener más consultorios para más médicos, extender la atención y disminuir los tiempos de espera (que actualmente son de 20 minutos en promedio), pero no tenemos recursos”, advierte Acuña Fuentes, quien reconoce que un hospital nuevo en Cuernavaca podría disminuir la carga que hoy tienen la Clínica 20 y el Hospital Regional 1 de la ciudad.

Uno de los problemas prioritarios del IMSS es el adeudo de patrones, sólo la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) debe 300 millones de pesos y en total la deuda patronal alcanza los 400 millones, esto sin contar los casos en que los patrones registran con menor salario a sus trabajadores.

Debemos de hacer conciencia en los trabajadores para que no permitan que se registren con salarios más bajos de los que perciben, porque si bien eso les significa una cuota un poco menor, les afectará en su retiro, pues contarán con menores aportaciones del IMSS, asegura el delegado.

Aún con esos rezagos, el IMSS busca siempre la conciliación, como ejemplo está el caso de la UAEM que se acercó para atender su adeudo y se está trabajando ya en un plan de pagos de manera conjunta, proyecto que deberá concluirse en las próximas semanas.

En la medida en que los patrones declaren sus pagos formales a los trabajadores vamos a seguir creciendo, subraya. Y en un estado en que el 65 por ciento de la fuerza laboral está en la informalidad, adquiere especial relevancia el programa IMSS Bienestar, “que es un programa para otorgar seguridad social a la gente más desvalida y desprotegida, que no tiene acceso a ella”, señala. El IMSS está encaminado a eso y para ello se destinan fondos del Gobierno federal que se dedican a ello.

Además de los adeudos está la falta de médicos, de 43 que requería la delegación para garantizar su nivel de atención, apenas consiguió 12 este año.

No hay médicos, los jóvenes ya no quieren estudiar medicina porque es una carrera de mucha duración –porque requerimos especialistas en medicina familiar y en el resto de las áreas- y consideran que se les paga muy poco; necesitamos convencer a los jóvenes de que deben estudiar medicina o el problema será mucho mayor a futuro, considera Acuña Fuentes.

La falta de médicos también dificulta las posibilidades de crecimiento en la atención del IMSS, “hay médicos que se van a jubilar (más de 20 el próximo año), y debemos cubrir esas plazas”, pero la falta de postulantes es notoria incluso a pesar de la cantidad de consultorios de farmacias que se han abierto en el estado en la última década. “En ellos son médicos generales, nosotros requerimos especialistas, incluso en medicina familiar”, expone.

En materia de infraestructura, el IMSS trabaja en cuatro proyectos de crecimiento, tres Unidades de Medicina Familiar, en Casasano, Cuernavaca y Emiliano Zapata; y la más complicada, la reubicación del Hospital de Cuautla. La infraestructura del anterior edificio fue dañada por el sismo de septiembre de 2017, y tendrá que ser reubicado. La obra ha tenido un avance lento para la percepción de los derechohabientes, pero en breve se podrán abrir las áreas de consulta externa y urgencias, señala el delegado.

A pesar de ello, la atención en el IMSS es regularmente buena, considerando todos los factores adversos. Lo regular se debe, principalmente a las quejas por malos tratos del personal que difícilmente tienen qué ver con los médicos. Estamos trabajando en hacer conciencia en trabajadoras sociales y enfermeras para que den un mejor trato a los pacientes. Los médicos sólo los pueden ver 20 minutos porque tienen muchas consultas diarias, pero ayudaría mucho si todo el personal trata mejor a los pacientes y a los familiares, a veces los problemas son de comunicación y estamos trabajando en ello, capacitando al personal, asegura.

Acuña Fuentes también habla del robo de medicamentos, aunque es uno de los problemas menores que enfrenta la delegación. “El problema es el robo hormiga, se llevan pocos medicamentos de uso común; con los controlados no tenemos ese problema”, y afirma que se está reforzando la seguridad en las farmacias para evitar la pérdida de sustancias.

Subraya el delegado que la intención en materia de farmacias es salir del cuadro básico de medicamentos para que los especialistas puedan recetar sustancias diversas que tengan un efecto mayor en los pacientes; para ello, sin embargo, hacen falta recursos.

Mucho recurso federal porque a ese nivel tienen que liberarse; es un proyecto federal que espero se libere pronto para que tengamos un mayor abanico de productos farmacéuticos.

Fuente: El Sol de Cuernavaca

Las últimas

To Top